Uncategorized

Operación Retorno

Se acabó la Semana Santa. Precaución en el camino de vuelta a casa.

Yo me adelanté ayer y este momento me llamó tanto la atención que decidí inmortalizarlo. En ocasiones hay gente que opina que tener un Volkswagen clásico es una especie de moda pasajera, un estilo de postureo. Incluso que mi coche solo lo tengo a modo de capricho entre algodones. Y si bien es cierto que desde hace bastante tiempo el coche  prácticamente solo lo saco a pasear los fines de semana -afortunadamente, pues no dependo de él para desplazarme a diario- cuando toca ponerse serio debe cumplir como el que más. Así que aquí lo tenemos dispuesto a regresar a casa, bien cargadito con un saco de patatas, cebollas y hasta huevos caseros, sin olvidarnos de la bici clásica desmontada (de la cual ya hablaré próximamente). Y es que la situación me recordó aquella vieja directriz de la cual derivó el Citroën 2CV…

IMG_5755.JPG