Uncategorized

XVII Feria del Vehículo Clásico de Oviedo (1ª parte)

Cita obligada y esperada por todos los amantes a los vehículos clásicos de Asturias… y ya van por su 17ª edición. Una vez más la Feria del Vehículo Clásico de Oviedo no defraudó a los que allí acudieron. Aunque posiblemente el nivel haya aflojado respecto a pasadas ediciones y algunos aficionados reclamasen la presencia de maquinaria con palmarés deportivo, también es cierto que el listón hasta ahora dejado estaba bastante alto. Personalmente para nada salí decepcionado de mi visita y también hay que hacer reseña en que el precio de la entrada ha vuelto a bajar, una medida que muchos reclamaban y que correctamente ha sabido captar la organización del evento. Le daría un notable si no fuera por un detalle, mal detalle, que se ha vuelto a repetir: el aparcamiento.

Hay que ser consciente de que el espacio disponible para aparcar en los alrededores del Palacio de los Deportes es limitado, así que poco se puede hacer más que reservar un hueco para los vehículos de los expositores o en venta. Así que en este caso tendría que ser el Ayutamiento de Oviedo (ese que presume de ser excelentísimo de una muy noble ciudad) el que aportara algo y no, nuevamente, ver una manera de sacar tajada enviando a la Policía Municipal a poner multa a aquellos coches aparcados irregularmente, demostrando una sensibilidad nula y tolerancia cero. Esto ya lo expuse en mi anterior reportaje dedicado a la Feria (2012) y parece ser que no ha cambiado la política… Aviso: si no sabeis moveros por Oviedo para llegar a la Feria tan solo debereis seguir una patrulla motorizada de la Policía Municipal, la probabilidad de aparecer en el destino deseado es alta. Por lo tanto, la única opción es o aparecer lo más temparano posible o buscarse un hueco por lo alrededores. Entonces pregunto ¿a todos los aficionados que cuidan y miman sus clásicos, qué gracia les hace el tener que aparcar en un sitio a la buena de Dios con el riesgo de sufrir un rasponazo o desperfecto por parte de otros conductores ordinarios o incluso un malintencionado acto vandálico?.

Tras esta reflexión, dejo paso a la primera tanda de fotos tomadas en el exterior del recinto. Posiblemente a que fuera sábado por la mañana no vi tanto movimiento de coches como en pasadas ediciones, aunque mis dudas tengo si lo anteriormente expuesto haya causado su merma de afluencia. En la siguiente entrada ya me didicaré a la zona del pabellón.

th_IMG_3461.JPG

th_IMG_3460.JPG

th_IMG_3462.JPG

th_IMG_3466.JPG

¡Qué gozada ver un 600 y un 500 juntos! No es una imagen muy habitual por nuestras tierras, ya que si el primero fue el modelo más común de su época, el pequeño de la familia no llegó a comercializarse en España.

th_IMG_3470.JPG

Tampoco es muy común cruzarse con una Renault Estafette camperizada y dedicada a la venta ambulante de ropa

th_IMG_3476.JPG

th_IMG_3477.JPG

th_IMG_3479.JPG

Reunión del club Ford Mustang

th_IMG_3482.JPG

th_IMG_3487.JPG

th_IMG_3548.JPG

Chrysler Airflow, toda una obra maestra. Un automóvil muy avanzado para la época(1934-37), su motor era un susurro.

th_IMG_3551.JPG

th_IMG_3552.JPG

th_IMG_3555.JPG

th_IMG_3556.JPG

th_IMG_3558.JPG

th_IMG_3559.JPG

La nueva imagen del Volkswagen Baja-Bug de Javier fue el foco de muchas miradas

th_IMG_3565.JPG