RUTAS Y ESCAPADAS, VIAJES

Desde Asturias a Normandía en VW Kombi T2 de 1971 (parte 1)

Tal como estaba prometido, aquí iré dejando poco a poco la crónica de las etapas que han supuesto la prueba de fuego y definitiva para coger confianza a mi ya no tan nueva Volkswagen Kombi de 1971… han sido 2.904 km durante 13 días en total, una experiencia inolvidable que  desde aquí deseo compartir.

francia,viajes,rincones

Así que este año aprovechando la mayor libertad de movimientos que proporciona un vehículo camper, nos planteamos una escapada vacacional que hasta el momento fue de las más ambiciosas. El destino final sería Normandía ya que soy un apasionado de los acontecimientos acaecidos durante la II Guerra Mundial. Por otro lado, esto sería, una vez más, una EXCUSA para ir descubriendo otros rincones de Francia o visitar aquellos otros que desde hace años deseaba como si de un sueño se tratara.

Aunque la mayor parte de la ruta estaba planeada, otra se fue improvisando durante la marcha, prácticamente el camino de vuelta se hizo de esa manera. Y para esta labor, nada mejor que los mapas de carretera. Como es tradición en nosotros, no nos solemos fiar mucho de la actual tecnología, nunca sabes si tendrás cobertura o conexión… como el papel, nada.

IMG_6879.JPG

Día 1, 23 de Agosto: Gijón-Labenne (440 km)

 

El domingo 23 de agosto salíamos bien temprano desde Gijón con dirección a Labenne. Durante los cerca de 440 km recorridos la furgoneta se comportó de maravilla teniendo en cuenta que hablamos de 50 cv tirando de unos 1400 kg y solo hubo que lamentar un ligero contratiempo. Mientras nos tomábamos el único descanso en el camino tras repostar combustible justo antes de la frontera francesa, me percaté que el portón del motor estaba salpicado de aceite hasta tal punto que había algunas gotas por la luna trasera. Al abrir el capó compruebo horrorizado como todo el motor está salpicado y encharcado de lubricante.  Aunque supuse de donde procedía el problema,  no estuvo de más el hacer una llamada de consulta al profesor Pablo Cavernícola que supo tranquilizarme al confirmar mis sospechas de que no era nada grave, pues  tras circular durante cuatro horas sin parar, en varias ocasiones remontando pendientes pronunciadas y con el pedal pisado a fondo casi de continuo bajo temperaturas ambientales bastante elevadas, el aceite al sobrecalentar dilató y la presión generada en el interior del cárter provocó que éste saliera a chorros por donde más fácil tuviera escape. Parece ser que es un fenómeno es más frecuente en las T2 al trabajar más forzado por lo que el nivel no debe superar la mitad de la cala para evitarlo así como hacer paradas a descansar más frecuentes.  Mi mayor preocupación se centraba en que fuera un retén o el deflector de la polea que hubiera cedido. Pero de haber sido así, tal como apuntaba el profesor Cavernícola, en tales condiciones me hubiera quedado sin aceite en diez minutos con el consiguiente gripaje.  A pesar de lo escandaloso del panorama, el nivel de aceite permanecía dentro de lo recomendable. Con el Escarabajo jamás he tenido estos problemas tras diez años ocupándome de su mantenimiento periódico. Primera lección que aprendo durante este viaje.

Tras este mal trago ya solo nos quedaba hora y media para llegar a Labenne, en Las Landas. Lo primero que nos llamó la atención de Labenne es la cantidad ingente de campings que bordean una avenida. Prácticamente uno seguido de otro. Una localidad inminentemente turística y como tal, con diversidad de ofertas, incluido zoológico y aquapark. Algunos campings contaban con atracciones acuáticas propias. Nosotros nos alojamos en el camping Les Pins Bleus (http://www.lespinsbleus.com/) para pasar lo que nos quedaba del día y pernoctar. Les Pins Bleus es un camping MUNICIPAL y nos sorpendió la gran relación calidad/precio ofrecida. Posiblemente sea uno de los mejores camping donde hemos estado. Las plazas son amplias y el recinto en si está dentro de un entorno natural y plano donde además hay muchísima libertad para moverse. En general el ambiente es familiar con gente de todas las edades. Quizás lo más llamativo es que los aseos sean mixtos (y sin papel higiénico, tenedlo en cuenta) pero son limpios a cualquier hora  y el mantenimiento está a la orden del día, sin desperfectos. El camping cuenta además con piscina, zona de juegos y hasta con animación nocturna (breve) a cuenta de un DJ. Y a pesar de todo ya de noche se respira mucha tranquilidad, ideal para descansar. Altamente recomendable si tenemos en cuenta que todo esto sale por  sólo 19 € con agua y electricidad. Lo único negativo es que carece de wifi gratuita y opcionalmente es excesivamente cara (5€/hora).

IMG_6891.JPG

Un vetusto R5 con pinta de llevar aparcado mucho tiempo dentro del camping

IMG_6896.JPG

La única VW T2 que me encontré fue esta T2b semi oculta. Por desgracia no coincidimos con sus dueños para intercambiar opiniones.

IMG_6894.JPG

Estando en Francia no podía faltar un Citroën 2CV… éste será uno de los tantos que me encontraría circulando.

IMG_6898.JPG

A menos de 15 minutos andando podemos acceder a la playa Labenne-Océan, otra ventaja que encontramos de este camping pues iremos bordeando un agradable paseo fluvial hasta llegar al pueblo. La playa es impresionante con 3 km de longitud y un mar indómito solo apto para surfistas experimentados. Decidimos aprovechar lo que nos quedaba del día descansando sobre sus arenas.

IMG_6904.JPG

IMG_6915.JPG

Aún se conservan estructuras defensivas de la II Guerra Mundial

IMG_6907.JPG

IMG_6913.JPG

PRÓXIMA ETAPA: LABENNE-SAINT JUNIEN (365 km)