TÉCNICA/MANTENIMIENTO

Bujías, testigos del motor

Ya tocaba cambiar las bujías y esta vez, tanto debido al kilometraje ya acumulado en el motor (más de 145.000 km ) como de las propias bujías, he querido inspeccionarlas para ver si me «decían» algo. El resultado no me ha pillado de sorpresa ya que con el día a día uno ya se da cuenta de como va el coche a poco que le pongas un poco de interés y… ¡qué decir de estos Volkswagen que tienen personalidad propia!. La bujía es un elemento vital, quizás algo dada de lado en la actualidad debido a los avances en electrónica. Pero en su día, tanto en carburación como en las versiones básicas de inyección, son una fuente importante para diagnosticar anomalías del motor. En la red encontraremos multitud de artículos donde reconocer lo que su aspecto trata de decirnos como así siempre ha aparecido en libros de mecánica y bricolage del automóvil…

El caso que nos ocupa aquí pertenecen al motor de mi Volkswagen 1600i, es decir, con inyección Digifant y encendido integrado de los 90’s. En un futuro también echaremos un vistazo a las bujías del mismo motor en versión carburada de mi furgoneta T2.

IMG_2813

Llevo años usando NGK BP5ES, que tal como ya explicamos aquí [BUJÍAS INYECCIÓN VS. CARBURACIÓN] son bujías completamente diferentes a las de los motores VW AIRCOOLED  de carburación (¡ya he visto cometer ese error!). No hay mucho consenso sobre cuándo deben ser sustituidas aunque según servicios oficales parece ser que se recomienda cada 15.000 km. Pocas veces he respetado ese plazo, se puede decir que siempre las he estirado un poco más sin notar apenas anomalías. En esta ocasión, alargué su vida útil hasta más allá de los  23.000 km sin notar dificultades de arranque o pérdidas de potencia aunque quizás durante estos últimos kilómetros los consumos de combustible si parecían que habían  aumentando ligeramente, aunque sin llegar a ser preocupante.

Ya con las bujías fuera lo primero que hice fue medir con un juego de   galgas la separación entre electrodos. Y esto si que me sorprendió: Tres marcaban 0,95 mm mientras que una cuarta se quedaba en 0,85. Volkswagen recomienda 0,7 mm y así fueron montadas en su día. Se ve que han sufrido un desgaste considerable y posiblemente de haber seguido rodando con ellas hubiera acabado con algún problema. Aún así, tal como dije, al volante no llegué a apreciar nada.

IMG_2809

Lo segundo fue hacer la clásica inspección visual. Aquí observamos que un par presentaban un aspecto poco favorable, con bastante carbonilla negra . Además también se apreciaba algo de aceite húmedo en las cuatro.

IMG_2798

Ésta es la que peor estado mostraba. No es exagerado pero… nos quiere decir algo.

IMG_2796

Tras consultar varias tablas, el aspecto de las bujías coincidía con unos síntomas que llevo padeciendo desde un tiempo. Por un lado, un aumento notable del consumo de aceite y por otro, valores de gases de escape demasiado altos, al límite de lo legal. Es decir, el motor está trabajando con mezcla rica (exceso de gasolina).  Si bien lo del consumo de aceite es una tarea que por ahora quedará aparcada ya que tampoco es que sea  preocupante, además de todo lo que ello implica de obra (posiblemente venga de las guías de válvulas) ya estoy trabajando de cara a atajar lo que sí es un problema realmente serio: la regulación de la mezcla (todo apunta a la sonda Lambda).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s