REFLEXIONES/EDITORIAL

Alonso se despide de la F1

Y llegó la hora.

Muchos aficionados ya nos esperábamos este anuncio que quizás hasta incluso llegue un poco tarde: la despedida de Fernando Alonso de la Fórmula 1. No voy a añadir nada más que no se haya dicho ya sobre el bicampeón. Además no es la primera vez que desde este blog profeso mi más sentida admiración. Con él se va una parte de lo poca esencia que aún quedaba de la F1 original. Un circo ya demasiado adulterado como para seguir desperdiciando su talento innato. De sus próximos proyectos sólo él  sabrá, aunque tengo claro que no se quedará con los brazos cruzados, pues fuera de la F1 hay más mundo, como lo está demostrando este año compaginando con el WEC (World Endurance Championship) y su histórica victoria en las 24 Horas de Le Mans sin olvidarnos de su prometedor debut en Indy500 el pasado año. O quizás sea un simple hasta luego…

Lo que la llegada de Fernando Alonso a la F1 en España es difícil de explicar. El que aquí suscribe ya era seguidor de este deporte desde muchos años antes (bien valdría recordar aquellas infames retransmisiones de Tele5 desde la temporada 1994 para darse cuenta de como hemos evolucionado) si bien era un deporte minoritario, prácticamente desconocido para el gran público.  Cosa para cuatro frikies mal contados. Antes de Alonso, por supuesto, hubo pilotos españoles: Luis Perez-Sala o Adrián Campos a finales de  los 80’s por ejemplo, al volante de equipos modestos (Minardi) labraron la encasillada imagen de «españolitos» abocados al fracaso más estrepitoso, como si aquello no fuera con nosotros. Una década más tarde también tendríamos a Marc Gené y Pedro de la Rosa, ambos con gran talento pero nuevamente sin la suerte de recaer en equipos competitivos…

…y entonces apareció ALONSO. El resto, ya es historia.

La primera vez que supe de la existencia de un tal Fernando Alonso fue en un anuario deportivo publicado por la revista Auto Hebdo-Sport de la temporada 1996-97. Allí me llamó la atencién el como un guaje* de Oviedo arrasaba en el campeonato europeo de karting. ¿Por qué?  Pues porque en Asturias la afición al karting era más bien escasa, anecdótica y sin ningua tradición en lo que a circuitos se refiere. Todos sea dicho, en Asturias siempre han primado los rallies  como principal disciplina del motor junto con las subidas de montaña, gracias a la característica orografía y carreteras reviradas de la región. Pero ¿circuitos? De eso ni rastro y nadie se imaginaba el poder  acceder a la máxima categoría en monoplazas. Esta revista-anuario aún la conservo como oro en paño:

alo1

Desde entonces, la figura de Fernando Alonso siempre la he tenido presente. Como testigo, también conservo uno de los póster que colgaban de la pared de mi habitación universitaria. Estamos en el año 2000 y ahí estaba yo dando la turra con que ese chaval asturiano si un día llegaba a la F1 daría mucho que hablar… creo que no estaba muy equivocado, je, je.

alo2

Al año siguiente con su debut en F1 comenzaría a recortar cualquier noticia publicada en los diarios sobre él y a archivarlas hasta que finalmente en 2005 alcanzó su primer Campeonato Mundial. Entonces ya tenía bastante material archivado  y decidí que ya era más que suficiente para tener constancia sobre la transformación del panorama automovilístico español. Ese antes y después de la llamada  «Alonsomanía» y el  «Alonsismo» que tanto daño y beneficio  hizo a partes iguales. Esto último sería para tratar en exclusiva e incluso escribir un libro. Pues si hay algo que no se perdona en España es que un compatriota tenga éxito.

GRACIAS POR ESTOS 17 AÑOS DE ILUSIÓN

*guaje: 1. m. Ast. y León. Niño, muchacho.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s